miércoles, 13 de diciembre de 2017

Convocatoria para 12 de enero del 2018. Propósito: el perdón

AGARTAM – ENCUENTROS DE LUZ

Convocatoria para 12 de enero del 2018.


Propósito: El perdón

El perdón no es algo que nace de algo o alguien externo a nosotros.
El perdón no es un concepto religioso asociado a una liberación de culpa y de cargas.
No es un concepto filosófico que puede ser cuestionado y debatido desde la mente y la razón.
La palabra PERDÓN nace de la energía intrínseca que es. Es una energía que clama ser liberada de su significado histórico que le otorga una carga que no le corresponde.
El PERDÓN es una energía que mal proyectamos hacia el exterior, asociada la mayoría de veces, a sentimientos de pena, compasión y con la densa compañía de las emociones que le preceden, como la rabia, odio, ira, rencor… Y muchas veces ponemos la palabra perdón en nuestra boca mientras nos mentimos a nosotros mismos.

Pero el PERDÓN llega hoy para presentarse ante nosotros como lo que verdaderamente es y siempre ha sido. La energía que abre la puerta al avance, a la reconstrucción, a la evolución de las personas y de la humanidad.
La energía del PERDÓN nada tiene que ver con aquella persona o acción que nos hizo daño o nos hizo sufrir. Cada uno tiene su camino hacia la verdad. La energía del PERDÓN tiene que ver con la visión que nos puede ofrecer nuestra alma sobre nuestros apegos, bloqueos y miedos.

El acto de PERDONAR y liberar esa energía no un proceso fácil ya que se produce cuando la mente cede de una vez por todas el control sobre algo que cree que es un concepto concreto y terrenal que debe analizar y lo deja por fin en manos del alma, que sí entiende de su energía.
Y liberar, soltar, la cadena que une la mente al perdón no es sencillo.

Todos tenemos algo que perdonar, muchas cosas a lo largo de nuestra vida, más o menos relevantes para nosotros. Algunos actos de perdón quedan anclados en el olvido, sin resolverse. Pro el alma no olvida. Otros nos acompañaran hasta el final de nuestra vida en la Tierra, marcándola de momentos impregnados de esa energía no liberada.

¿Pero cómo perdonar?, ¿cómo olvidar el sufrimiento que otros me causan?.
Dejando de ver al otro como la causa.
El OTRO es una circunstancia más de la VERDADERA CAUSA: mi incapacidad para desapegarme de aquello, persona o cosa, que considero mío, que debo defender o proteger (aunque me cueste una vida de sufrimiento).

Pensareis: “Aunque entienda esta visión, no dejo de emitir emociones de rabia u odio hacia aquella persona, no puedo evitarlo”.
No pienses en el perdón, porque el perdón no puede pensarse.
No pienses en que el perdón ayudaría a esa persona.
Perdonarle a él, es en verdad perdonarte a ti.
Perdonar esa parte oscura de tu ser, no ocultándola o engañándote a ti mismo, sino aceptándola, observándola y sintiendo.
Observa, acepta y siente esa parte de ti que siente odio, rencor, rabia hacia alguien. Pero olvida ese ALGUIEN.
El odio, el rencor y la rabia no se irán en un día, ni en esta mediación. Es un proceso de autoconocimento y evolución.
Acepta ese proceso y dale tiempo.
Pero a partir de hoy, quizá puedas ver desde otra perspectiva que te acercará más a liberar la energía del PERDÓN.
Trabájalo, acéptalo, siéntelo. Hazlo consciente, pero no le cedas el control a tu mente. Porque ella solo te recordará qué o quién fue el detonante y “culpable” de estas emociones tan injustas que sientes ¿cierto?.
Simplemente no olvides esa energía y llegará.
Llegará y se liberará porque su naturaleza es expandirse. Cuando retenemos la energía del PERDÓN tenemos en realidad que hacer un gran esfuerzo porque ella no hace más que intentar expandirse.
Confía en ella.
La energía del PERDÓN está en ti, en todos nosotros. Solo hemos de salir de vez en cuando de ese mundo egocéntrico del YO, del mío y visualizar nuestra existencia como una luz de luces unida a millones de luces con el presente, pasado y futuro y en donde nuestras acciones y reacciones no son más que micromomentos de nuestra vida en la Tierra y de nuestra existencia en el Universo. Hablamos de que a nivel micro somos moléculas del Universo pero a nivel macro, hablamos de que estamos unidas unas con otras en una gran red conectada y que cada cosa que hacemos y nos pasa repercutirá al Universo Entero.
Somos pequeños pero somos únicos.
Cuando no perdonamos nos quedamos en una frecuencia energética que nos impide avanzar. Pero debemos respetar ese proceso que deciden tener las personas y respetarnos a nosotros mismos, si asumimos la responsabilidad de anclarnos en ese momento.
Nadie castigará nuestra decisión de no perdonar. Pero esa frecuencia energética que desprendemos atraerá sucesos o personas de energía similar.

Perdonar es superar, pasar de un suceso a otro.
Perdonar es respetar el plan de vida de cada persona y centrarnos en el nuestro. Y al mismo tiempo salir de nuestro egocentrismo para ver la perspectiva global de cada situación.
Comprender mi YO para poder expandirlo.
Si nos centramos en el otro, el que nos hace daño, perdemos nuestro mundo, perdemos nuestros objetivos, se nos escapan oportunidades y los que sí están cerca de nosotros quizá se alejen respetando nuestro proceso.
La energía del perdón no es un acto propiamente humano, La Tierra perdona, cada vez que le arrancamos un pedazo. Perdona y nos vuelva a ofrecer un amanecer, el incesante nacer y morir, una infinita renovación. El universo perdona, cada vez que una estrella muera para dar paso a otra.
Dios no tiene nada que perdonar porque esa energía ya es intrínseca en él y acepta y respeta cada suceso que ocurre en el universo.
Nosotros venimos de él, por lo que su luz y energía es la nuestra. Por lo que llevamos esa capacidad innata dentro nuestro.
Por tanto, meditaremos sobre la energía del PERDÓN y observaremos nuestros propios procesos pendientes o liberados. Para ayudarnos a nosotros mismos a ayudar a los demás.

Relajación

“Nuestra respiración es la puerta de entrada a la conciencia del cuerpo presente y éste a su vez, al sentirlo, al recorrer sus diferentes puntos de luz nos hace recobrar la conexión física y mental con nosotros mismos y con nuestra Madre Tierra. Y al abrir las cerraduras de la conciencia del cuerpo físico hallamos nuestra verdadera presencia y fuente de luz.
Con conciencia presente (yo estoy), con cuerpo y mente centrados en el instante (yo respiro, yo aparto los pensamientos) y alma abierta y en expansión (yo soy aquí y ahora), nos presentamos ante ti, Madre Gaia, para fortalecer y restablecer nuestra conexión olvidada (por nuestra parte) y buscar tu apoyo para comprender decisiones y acciones humanas que nos hacen sentirnos alejados de ti, de la paz y de la fuente.”



Meditación

Al conectar con Gaia, viajaremos con ella, a través de ella, seremos ella para ver y sentir el dolor y el sufrimiento que se le infringe, pero sobre todo para comprender sus actos aceptación, respeto y perdón hacia nuestras decisiones y acciones. Sentir en nosotros la ENERGÍA DEL PERDÓN UNIVERSAL.
De aquí nos llevaremos ese regalo.
Y viajaremos hacia nuestro pequeño mundo, donde somos o hemos sido incapaces de expandir esa gran energía en momentos de nuestra vida. Sentiremos esos momentos pero ahora con la visión que Gaia nos ha regalado.
Más cerca de liberar esa energía, a un paso de mi evolución, tocar ese momento aunque sea durante un microsegundo para comprender que SOY CAPAZ, YO PUEDO, ADELANTE.


Lugar:

BlueMoon Dansa Pilates Ioga,
Avinguda Mónaco, 37, 08917, Badalona.

Fecha y hora:

Viernes, 12 de enero a las 19 horas.

Recomendaciones: 

Ropa cómoda, a ser posible de colores claros.
Esterilla, cojín o mantita para taparte durante la meditación.