Convocatoria para 12 de enero del 2018. Propósito: el perdón

AGARTAM – ENCUENTROS DE LUZ





El perdón no es algo que nace de algo o alguien externo a nosotros.
El perdón no es un concepto religioso asociado a una liberación de culpa y de cargas.
No es un concepto filosófico que puede ser cuestionado y debatido desde la mente y la razón.
La palabra PERDÓN nace de la energía intrínseca que es. Es una energía que clama ser liberada de su significado histórico que le otorga una carga que no le corresponde.
El PERDÓN es una energía que mal proyectamos hacia el exterior, asociada la mayoría de veces, a sentimientos de pena, compasión y con la densa compañía de las emociones que le preceden, como la rabia, odio, ira, rencor… Y muchas veces ponemos la palabra perdón en nuestra boca mientras nos mentimos a nosotros mismos.

Pero el PERDÓN llega hoy para presentarse ante nosotros como lo que verdaderamente es y siempre ha sido. La energía que abre la puerta al avance, a la reconstrucción, a la evolución de las personas y de la humanidad.
La energía del PERDÓN nada tiene que ver con aquella persona o acción que nos hizo daño o nos hizo sufrir. Cada uno tiene su camino hacia la verdad. La energía del PERDÓN tiene que ver con la visión que nos puede ofrecer nuestra alma sobre nuestros apegos, bloqueos y miedos.

El acto de PERDONAR y liberar esa energía no un proceso fácil ya que se produce cuando la mente cede de una vez por todas el control sobre algo que cree que es un concepto concreto y terrenal que debe analizar y lo deja por fin en manos del alma, que sí entiende de su energía.
Y liberar, soltar, la cadena que une la mente al perdón no es sencillo.

Todos tenemos algo que perdonar, muchas cosas a lo largo de nuestra vida, más o menos relevantes para nosotros. Algunos actos de perdón quedan anclados en el olvido, sin resolverse. Pro el alma no olvida. Otros nos acompañaran hasta el final de nuestra vida en la Tierra, marcándola de momentos impregnados de esa energía no liberada.

¿Pero cómo perdonar?, ¿cómo olvidar el sufrimiento que otros me causan?.
Dejando de ver al otro como la causa.
El OTRO es una circunstancia más de la VERDADERA CAUSA: mi incapacidad para desapegarme de aquello, persona o cosa, que considero mío, que debo defender o proteger (aunque me cueste una vida de sufrimiento).

Pensareis: “Aunque entienda esta visión, no dejo de emitir emociones de rabia u odio hacia aquella persona, no puedo evitarlo”.
No pienses en el perdón, porque el perdón no puede pensarse.
No pienses en que el perdón ayudaría a esa persona.
Perdonarle a él, es en verdad perdonarte a ti.
Perdonar esa parte oscura de tu ser, no ocultándola o engañándote a ti mismo, sino aceptándola, observándola y sintiendo.
Observa, acepta y siente esa parte de ti que siente odio, rencor, rabia hacia alguien. Pero olvida ese ALGUIEN.
El odio, el rencor y la rabia no se irán en un día, ni en esta mediación. Es un proceso de autoconocimento y evolución.
Acepta ese proceso y dale tiempo.
Pero a partir de hoy, quizá puedas ver desde otra perspectiva que te acercará más a liberar la energía del PERDÓN.
Trabájalo, acéptalo, siéntelo. Hazlo consciente, pero no le cedas el control a tu mente. Porque ella solo te recordará qué o quién fue el detonante y “culpable” de estas emociones tan injustas que sientes ¿cierto?.
Simplemente no olvides esa energía y llegará.
Llegará y se liberará porque su naturaleza es expandirse. Cuando retenemos la energía del PERDÓN tenemos en realidad que hacer un gran esfuerzo porque ella no hace más que intentar expandirse.
Confía en ella.
La energía del PERDÓN está en ti, en todos nosotros. Solo hemos de salir de vez en cuando de ese mundo egocéntrico del YO, del mío y visualizar nuestra existencia como una luz de luces unida a millones de luces con el presente, pasado y futuro y en donde nuestras acciones y reacciones no son más que micromomentos de nuestra vida en la Tierra y de nuestra existencia en el Universo. Hablamos de que a nivel micro somos moléculas del Universo pero a nivel macro, hablamos de que estamos unidas unas con otras en una gran red conectada y que cada cosa que hacemos y nos pasa repercutirá al Universo Entero.
Somos pequeños pero somos únicos.
Cuando no perdonamos nos quedamos en una frecuencia energética que nos impide avanzar. Pero debemos respetar ese proceso que deciden tener las personas y respetarnos a nosotros mismos, si asumimos la responsabilidad de anclarnos en ese momento.
Nadie castigará nuestra decisión de no perdonar. Pero esa frecuencia energética que desprendemos atraerá sucesos o personas de energía similar.

Perdonar es superar, pasar de un suceso a otro.
Perdonar es respetar el plan de vida de cada persona y centrarnos en el nuestro. Y al mismo tiempo salir de nuestro egocentrismo para ver la perspectiva global de cada situación.
Comprender mi YO para poder expandirlo.
Si nos centramos en el otro, el que nos hace daño, perdemos nuestro mundo, perdemos nuestros objetivos, se nos escapan oportunidades y los que sí están cerca de nosotros quizá se alejen respetando nuestro proceso.
La energía del perdón no es un acto propiamente humano, La Tierra perdona, cada vez que le arrancamos un pedazo. Perdona y nos vuelva a ofrecer un amanecer, el incesante nacer y morir, una infinita renovación. El universo perdona, cada vez que una estrella muera para dar paso a otra.
Dios no tiene nada que perdonar porque esa energía ya es intrínseca en él y acepta y respeta cada suceso que ocurre en el universo.
Nosotros venimos de él, por lo que su luz y energía es la nuestra. Por lo que llevamos esa capacidad innata dentro nuestro.
Por tanto, meditaremos sobre la energía del PERDÓN y observaremos nuestros propios procesos pendientes o liberados. Para ayudarnos a nosotros mismos a ayudar a los demás.

Relajación

“Nuestra respiración es la puerta de entrada a la conciencia del cuerpo presente y éste a su vez, al sentirlo, al recorrer sus diferentes puntos de luz nos hace recobrar la conexión física y mental con nosotros mismos y con nuestra Madre Tierra. Y al abrir las cerraduras de la conciencia del cuerpo físico hallamos nuestra verdadera presencia y fuente de luz.
Con conciencia presente (yo estoy), con cuerpo y mente centrados en el instante (yo respiro, yo aparto los pensamientos) y alma abierta y en expansión (yo soy aquí y ahora), nos presentamos ante ti, Madre Gaia, para fortalecer y restablecer nuestra conexión olvidada (por nuestra parte) y buscar tu apoyo para comprender decisiones y acciones humanas que nos hacen sentirnos alejados de ti, de la paz y de la fuente.”



Meditación

Al conectar con Gaia, viajaremos con ella, a través de ella, seremos ella para ver y sentir el dolor y el sufrimiento que se le infringe, pero sobre todo para comprender sus actos aceptación, respeto y perdón hacia nuestras decisiones y acciones. Sentir en nosotros la ENERGÍA DEL PERDÓN UNIVERSAL.
De aquí nos llevaremos ese regalo.
Y viajaremos hacia nuestro pequeño mundo, donde somos o hemos sido incapaces de expandir esa gran energía en momentos de nuestra vida. Sentiremos esos momentos pero ahora con la visión que Gaia nos ha regalado.
Más cerca de liberar esa energía, a un paso de mi evolución, tocar ese momento aunque sea durante un microsegundo para comprender que SOY CAPAZ, YO PUEDO, ADELANTE.


Lugar:

BlueMoon Dansa Pilates Ioga,
Avinguda Mónaco, 37, 08917, Badalona.

Fecha y hora:

Viernes, 12 de enero a las 19 horas.

Recomendaciones: 

Ropa cómoda, a ser posible de colores claros.
Esterilla, cojín o mantita para taparte durante la meditación.



Compartir:

Me presento



Me presento,
Soy Mary, psicologa y educadora infantil. Nací en Barcelona el año 78 rodeada del amor y el respeto que sentian mis padres el uno por el otro. Me educaron con libertad de creencias asi que decidí que el tema de creer en Dios y de si la religion servia para algo lo pospondria para cuando fuera mayor.
Otra cosa eran mis experiencias porque desde pequeña soñaba y veia cosas raras. Y aquello se fue acrecentando al llegar a la adolescencia. Sufria paralisis del sueño a diario y estaba aterrorizada con el desfile de almas que pasaban por mi casa.
Mi mente decia no. Mi corazon decia sí. Y opté por mi mente y los neurólogos me dieron cierta paz al explicarme qué pasaba en mi cerebro.
Hace 6 años llegó el cancer a mi familia. Mi madre tras 2 años de una muy muy dura y cruel lucha murió el dia que cumplía 63 años, estando yo embarazada de su primer nieto. Se marchó enfadada con el mundo, aferrada a mi padre y luchando por levantarse hasta el ultimo aliento.
Y yo sin creer en nada o en poco me acerqué sin mirarla y al oído le dije que podía marcharse en paz, que yo cuidaría de mi padre.
El vacio dio lugar al pozo y al nacer mi hijo cai en un mar negro. Solo tenía amor para mi hijo y todos los demás tenian la culpa de todo. Al año decidí que el sufrimiento debía tener un tope y que si seguía así perdería todo lo que tenía.
Tenía claro lo que queria: SENTIR PAZ.
Y empecé a meditar en un Centro Budista. Empecé a leer. Empecé a sentir destellos de paz ante la presencia de Buda.
Y conocí a mi hermana espiritual. Ella me llevó al curso de Aprender a Canalizar de Alicia y Victor sin saber lo que era aquello. Y en aquel fin de semana cambió mi vida. Conocí a mis guias, el Arcangel Miguel y Gabriel. Pude hablar con mi madre y mi abuela.  Aquel fue el momento en que decidí CREER en la luz, creer en mi alma y creer en Dios.
Renací. Hice mas cursos, hice regresiones, lei libros, segundo nivel de Reiki, Mindfullness, me hicieron ver mi labor como medium y sanadora. Y los Médicos del Cielo llegaron a mi. Ahora canalizo, hago sanaciones a través de los Médicos del Cielo, hago meditaciones participando en circulos de mujeres y psicoterapia de luz.
Mis guias me lo dejan claro: tienes una labor muy importante que hacer para ayudar a las personas. En tu mente estan los conocimientos necesarios y en tu alma la luz y el amor que puedes ofrecer. Cree en ti y atenta a las señales.
Y aqui estoy, con el alma en expansion al formar parte de esta gran familia, Agartam. Gracias a todos, que sois señales en mi camino.






Compartir:

Red Encuentros de Luz



Descripción y definición de la red

Encuentros de Luz es el lugar en el que entre todos construimos un tiempo y un espacio protegido para que las personas puedan hablar, se sientan escuchadas sin ser juzgadas y encuentren sus propios recursos y herramientas para solucionar, mejorar, o aceptar las dificultades que nos plantea el día a día, nuestros pensamientos, emociones y los de los que nos rodean.

Todos disponemos de recursos y herramientas para resolver conflictos, bloqueos en el día a día y para hallar un equilibrio entre lo que nos dice la mente y lo que dice nuestra alma. Con ayuda del grupo podemos redescubrir esos recursos que desconocíamos o teníamos olvidados.
Intentaremos aquietar el fluir incesante de pensamientos que como nubes tapan la claridad del cielo, claro e infinito como lo es nuestra alma y que si paramos a escuchar tiene mucho que decirnos. Curar nuestra mente para hallar la PAZ INTERIOR.
En Encuentros de Luz escucharemos y haremos consciente la voz de nuestra alma, para tenerla más presente y para actuar teniéndola en cuenta.


¿Cómo creamos ese espacio protegido?


Desde la Empatía, refiriéndonos al “te comprendo”, “te entiendo”, “te respeto”, aunque no compartamos la misma opinión. No se trata de ponerte en su sufrimiento sino de escuchar, comprender y entender desde su postura o visión, con el mayor respeto posible.

Desde el No Juzgar, utilizando herramientas como el centrarte en tu respiración, en la luz de tu alma, en tu energía o aura cada vez que tu mente emita un juicio o un pensamiento repetitivo poco constructivo. No se trata de sentirse culpable por tener esos pensamientos, sino de aceptarlos, observarlos y o bien dejarlos pasar, despidiéndote de ellos o bien centrar la atención en otras cosas para dejarlos a un lado.

Desde una Escucha Activa, no solo centrada en el que habla, sino teniendo en cuenta que lo que dicen los demás puede ayudarme a mi, me puedo sentir reflejado.

Desde un respeto a los Tiempos de cada uno y a los Silencios. Entendemos que los silencios son un proceso por el que la persona esta reorganizando, comprendiendo o observando sus propias emociones, palabras o pensamientos.

Desde la confidencialidad del grupo, donde las experiencias que explican las personas se quedan en el grupo. Se pueden explicar conceptos o temáticas, pero no casos personales, ni identidades.

Desde la visión de que la experiencia de una persona nos ayuda a todos y que nuestra participación, nuestra presencia, nuestra energía conforma el grupo y la ayuda que podamos ofrecer. La participación no es solo entendida como el hecho de hablar o actuar. Observar, sonreir, mostrarse cercano, un abrazo o acercar una mano, mantener una energía serena, etc... son diversas formas de participar que completan la diversidad del grupo de Encuentros de Luz.

Desde la perspectiva que no solo hay una visión de las cosas y que no existen soluciones en la vida, sino maneras de hacer el camino. Cuando una persona abre su corazón y sus experiencias al grupo está haciendo un ejercicio de valentía hacia sí mismo, hacia sus temores y hacia el miedo al juicio. No busca que le demás le den una solución a sus problemas, ni que haría otra persona en su lugar. Busca SER ESCUCHADA, COMPRENDIDA. Y sólo esa persona tiene la capacidad de encontrar sus recursos y herramientas para cambiar lo que desee cambiar en su vida.
¿Cómo podemos ayudarla entonces?.
Escuchándola, haciéndole sentir que no está sola, que la comprendemos, sosteniéndola cuando surjan emociones o se produzca una catarsis, dejando que fluya su ser. Nuestras aportaciones, preguntas u observaciones serán desde una postura respetuosa y desde el punto de vista del AMOR. Sin juicios. Entre todos nos ayudaremos para conseguirlo.

¿Cómo sería asistir a una sesión de Encuentros de Luz?.

El guía de la sesión daria inicio al espacio Encuentros de Luz, se presentaría, daría paso a la presentación de cada uno de los miembros del grupo, explicaría cómo crear este espacio protegido y tendría muy presente cuales son los principios que lo definen, para guiar al grupo a conseguirlo.
Propondría una meditación para conectar con nuestra luz y una observación o visualización de algun aspecto de nuestras vidas o sobre el funcionamiento de nuestra mente y poder así observarlos y a posteriori poder compartirlos con el grupo.
Finalizada la meditación, daría paso a la observación de "cómo nos sentimos" y si queremos compartirlo con el grupo. Y aquí comenzaría el proceso de sanación de Encuentros de Luz, donde compartimos, escuchamos, observamos, respetamos y amamos.
El guía finalizará la sesión con una oración de agradecimiento y una sanación.

Contacto:

Si quieres asistir a Encuentros de Luz o quieres contactar para recibir más información puedes encontrarme a través de facebook o gmail.

encuentrosdeluz.agartam@gmail.com

https://www.facebook.com/Encuentros-de-Luz-209847059572895/






Compartir:

Convocatorias Anteriores